Enfermedades infecciosas: La hepatitis C

Se conoce como infección a toda aquella penetración indeseada a nuestro organismo de cualquier clase de agente patógeno que atente de manera negativa con la vida de cada uno. Existen muchos tipos de infecciones diferentes que causan malestar en el organismo humano, aunque en este artículo nos referiremos específicamente a la hepatitis C, una de las enfermedades contagiosas más comunes y la causante de tantos dolores de cabeza (literal y metafóricamente hablando) a la humanidad.

La hepatitis C es una enfermedad infecciosa (como ya ha quedado claro) que afecta al hígado y es causada por el virus de la hepatitis C. Su principal síntoma es la ictericia o coloración amarilla de la piel; esto se debe a la inflamación del hígado, ya que se bloquea el paso de la bilis que produce este órgano al descomponer las grasas, alterando así la función correcta del mismo. En resumen, al contraer hepatitis C el hígado se inflama y deja de funcionar como debería.

Síntomas de la hepatitis C

Entre los síntomas de la hepatitis C se destacan: cansancio, náuseas, fiebre, pérdida del hambre o apetito, dolor en el estómago y diarrea. Algunos síntomas de hepatitis C menos comunes incluyen el oscurecimiento de la orina, un color claro en las heces y el ya mencionado color amarillento de ojos y piel (ictericia).

enfermedades infecciosas - hepatitis c - causas y síntomas

La ictericia o pigmentación amarilla de ojos y piel es uno de los síntomas más comunes de la hepatitis C.

Las causas de la hepatitis C, o síntomas de una hepatitis en el organismo de una persona, están ligadas en demasía con la sangre y las drogas. Al estar en contacto con sangre contaminada mediante el uso de algún tipo de psicotrópico o droga general por vía intravenosa, se pueden tener altas probabilidades de padecer esta enfermedad. No solo eso, sino también la poca higiene que pueda existir en el instrumental médico no esterilizado y las transfusiones de sangre no testeadas previamente pueden ocasionar esa enfermedad. Así es, en términos comunes, como se transmite la hepatitis C o cómo se “pega” la hepatitis C (coloquialmente hablando).

En lo que a tratamiento para la hepatitis C se refiere, el más eficaz hasta los momentos se basa en la administración de interferón (proteínas producidas naturalmente por el sistema inmunitario) por vía subcutánea con otro producto farmacéutico antiviral llamado ribavirina (este suministrado por vía oral). Vale mencionar que la hepatitis C también es una enfermedad infecciosa de transmisión sexual, por ende puede contagiarse mediante el pleno acto sexual con una persona portadora del virus.

Tipos de Hepatitis, de la A a la D

Algo que muchas personas no saben es que, en lo que respecta a la hepatitis C nada más, existe varios tipos de genotipos del virus. Hasta la fecha se han encontrado cerca de seis genotipos diferentes solamente de la hepatitis C.

enfermedades infecciosas hepatitis c

No obstante, no hay que dejar de lado lo que respecta a las hepatitis A, B y D, cuya principal diferencia con la hepatitis C radica en pequeñas minuciosidades como el tipo de virus que las ocasiona. El elemento común de todas estas enfermedades infecciosas es que afectan gravemente al hígado.

La hepatitis C es contagiosa, al igual que la hepatitis A, B y D. Los primeros síntomas hepatitis C suelen ser muy generales y por ende hay que estar siempre alerta, no bajar la guardia, y saber correctamente con quiénes te rodeas en tu vida personal privada.

Deja un comentario