Enfermedades infecciosas que pueden transmitirse por medio de la sangre

El cuerpo humano está compuesto en su gran mayoría de agua, así que es predominantemente líquido. La sangre, nuestro líquido vital, juega un papel crucial para nosotros, ya que es la que mantiene en armonía todos los diferentes aparatos que componen al organismo como tal. Es un sistema delicado que se puede ver afectado por enfermedades infecciosas que pueden transmitirse por medio de la sangre, ya sea perjudicando permanentemente la vida de cada uno o simplemente ocasionando una nada deseada muerte.

Para ser un poco más específicos en el tema de las enfermedades que se transmiten por la sangre, es justo decir que mencionaremos aquellas enfermedades que son causadas por una transfusión de sangre a nuestro cuerpo, o en su defecto, de aquellas enfermedades que se transmiten únicamente por una infección sanguínea.

enfermedades infecciosas que se transmiten por la sangre

Ejemplos de enfermedades que se transmiten por la sangre

El muy conocido VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) es una enfermedad que se puede alojar en el organismo de cada persona por vía sanguínea, directamente en la sangre, haciendo estragos en todo el organismo una vez infectado.

Las hepatitis B y C también pueden ser contraídas por una transfusión de sangre. Generalmente no se empiezan a percibir los síntomas sino hasta muy avanzada la infección.

Otra de esas enfermedades sanguíneas que atacan a los humanos mediante virus en la sangre es el llamado mal de Chagas o enfermedad de Chagas, compuesto por una serie de síntomas severos como fiebre, linfadenopatía (trastorno inespecífico en los ganglios linfáticos), aumento del tamaño del bazo y del hígado y en ocasiones miocardis o meningoencefalitis con pronósticos realmente graves.

Y así como las anteriores, hay muchas más enfermedades que se transmiten por la sangre. Curiosamente, es esta una de las más frecuentes vías de transmisión de enfermedades que se pueden encontrar en el mundo y las cuales causan más daños irreparables en el ser humano.

No solo hay que preocuparse de las enfermedades que se transmiten por la sangre

Aunque todas las enfermedades de transmisión sanguínea representen un riesgo terrible, lo cierto es que existen también enfermedades contagiosas por contacto como lo son la rubeola, paperas, sífilis y demás (si te preguntas cómo se transmite la sífilis, pues es mediante el pleno acto sexual, en contacto con una zona afectada), las cuales pueden ser fácilmente contagiadas mediante un abrazo, un estornudo, un apretón de manos he inclusive tocando una gran zona contaminada. Por tal motivo es menester indispensable conocer la máxima cantidad de virus infecciosos que habitan en el mundo, para así estar un paso más cerca de poder prevenir una enfermedad terrible y también estar en la capacidad de prolongar la vida. Al final de cuentas lo que uno desea más en este mundo es poder ser feliz y vivir plácidamente, no importa qué clase de religión profeses o qué tipo de vida lleves, lo importante es siempre procurar vivir tranquilos en compañía de nuestros seres más queridos y atesorados.

No dejes que una enfermedad infecciosa, de esas de las muchas que afectan al ser humano, te cohíba de disfrutar las maravillas que este planeta tiene para ofrecerte.

Deja un comentario