Las enfermedades infecciosas más comunes: La rubeola

El ser humano se ha acostumbrado a vivir en un mundo plagado por incontables males que atentan contra la vida misma. Esos males son la encarnación de muchos problemas a nivel personal y como sociedad, ya que son esos males los que nos acercan cada vez más a la extinción. Uno de estos males, que sin dudas ha conseguido un puesto primordial entre las pandemias de la actualidad, es la enfermedad infecciosa de la rubeola, causada por un potente y maligno virus de la familia de los Togaviridae.

La rubeola no es más que una enfermedad infecciosa viral y contagiosa causada por el virus de la rubeola, un virus perteneciente al género Rubivirus de la ya mencionada familia. Generalmente afecta a la población infantil y juvenil del planeta, y es extremadamente perjudicial y peligrosa para la mujer embarazada. Rubeola y embarazo no se llevan muy bien, ya que puede ocasionar el aborto de esa pequeña vida que aún no sale del útero, todo esto según la organización mundial de la salud (OMS).

Cómo se transmite la rubeola

Como muy pocas enfermedades infecciosas, el virus de la rubeola puede ser transmitido fácilmente mediante el contacto superficial con dicho mal. Ya sea por medio oral (tos o estornudo), o por el contacto con superficies contaminadas (pañuelos, vasos, manos) el contagio de la rubeola puede producirse con suma facilidad dentro de tu organismo, quizás por eso es que se suele ver más comúnmente la rubeola en niños.

El tiempo de incubación de esta terrible enfermedad es de dos a tres semanas, siendo los síntomas de la rubeola más comunes los asociados con un simple síndrome gripal acompañado de malestar general, ojos rojos, dolor en la garganta e inflamación anormal en los ganglios (del cuello sobre todo).

enfermedades infecciosas rubeola

La rubeola es una de las enfermedades infecciosas que puede vacunarse durante la niñez.

Ya mencionado el tema de los niños, vale la pena aclarar que los síntomas de la rubeola en ellos, los más pequeños de la casa, suelen ser poco atemorizantes y más tratables que cuando a un adulto se trata, ya que al tener un organismo mucho más viejo, pueden sufrir patologías mucho más graves como neumonía o encefalitis.

La rubeola en bebés es poco frecuente, ya que existe una vacuna que combate esta enfermedad y la cual funciona extraordinariamente en la mayoría de los casos. Se recomienda suministrar dicha vacuna entre los primeros 15 meses de vida del niño y luego, para cerciorarse, una segunda dosis de la misma entre los 4 y 6 años de edad del pequeño.

Tratamiento para la rubeola

Aunque cueste creerlo, no existe ningún tipo de tratamiento específico para combatir la rubeola. Debido a los tipos de enfermedades infecciosas que habitan la tierra actualmente, se puede atacar de manera normal lo concerniente a una rubeola congénita, es decir que se puede tratar la rubeola como si de una fiebre o malestar general se tratara.

Es recomendable el reposo y aislamiento del paciente para evitar contagiar a otras personas de esta enfermedad, luego acudir a un experto en el tema para que él mismo administre el tratamiento necesario en vista de las condiciones del paciente.

La rubeola es una enfermedad muy tratable que rara vez llega a mayores en el cuerpo humano, sin embargo esto no quiere decir que no existan riesgo ni preocupaciones cuando de enfermedades infecciosas se trate.

Deja un comentario